Skip to content

La evolución del Internet y el mercado

Hace un par de décadas el Internet era visto como una curiosidad, como una “buena idea” pero en proceso de creación, o en el de implementación, la semilla se iba germinando poco a poco en la mente de sus creadores. El día de hoy es un mundo aparte, un tipo de universo paralelo, la red contiene muchos sectores que se relacionan con elementos de la vida de las personas. Otras partes de nuestra vida son reproducidas, e incluso modificadas.

Pero no es que sea un mundo de ciencia ficción, es un universo habitable en el que los seres humanos interactúan y llevan a cabo actividades fundamentales de la coexistencia y el desarrollo social, como lo es la comunicación o el comercio. Y haciendo mención del mundo de los mercados, los entes que actúan en ellos han duplicado su imagen y se han volcado sobre el Internet, han invertido y han hecho mejores sus capacidades comunicativas, para ir creando poco a poco un entorno sumamente competitivo.

En el momento en el que usted, querido lector, ha puesto sus ojos sobre este artículo, el entorno competitivo de la red ya está girando a mil revoluciones por segundo en una estructura que parece interminable. Las organizaciones y empresas diseñan sus estrategias centradas en la importancia del abarcamiento del mundo digital, desean llevar a ahí su imagen, sus valores y su discurso, que moldearán su reputación, directamente relacionada con la calidad de sus productos.

El Internet nos ha enseñado que nunca se agotarán las posibilidades creativas que de este pueden desprenderse, para ayudarnos a mejorar nuestra vida, o simplemente disfrutarla más. Aunque hoy es indispensable, en sus inicios tuvo momentos difíciles, la compañía que, mayoritariamente se encargó de lanzarlo al mercado, IBM, actualmente con una presencia limitada en este. Pero los esfuerzos de esta compañía no fueron en vano, hoy el Internet está incluido en la vida de todos y cada uno de nosotros, lo requerimos para relajarnos, para des estresarnos, ver películas y series de televisión, escuchar música y conocer gente. También lo requerimos para trabajar evidentemente, para publicitarnos y dar a conocer nuestras marcas: hacer comercio, a lo largo de todo el mundo.

Ernesto Uranga

UTEL University